De cámaras y otras cuestiones

Mi primera cámara fue una Vilia, 35 mm, y el primer rollo que tiré en mi vida fue un ORWO NC 21 que nunca revelé. En mi memoria y sólo en mi memoria están los fotogramas perdidos de aquella tarde en la escuela de los rusos de Av. 31, donde recuerdo dieron bombones y refresco negro, que ya para entonces escaseaban. Sólo ahí, y con la niebla del tiempo recuerdo las fotos que le saque a mis compañeritos de 4to A y al enorme culo de la auxiliar pedagógica que nos acompañó.


Todo empezó porque R. (amigo de entonces, actual hermano de alma) tenía una Vilia, del modelo anterior, la que no tenía las nubecitas y solcitos en el visor. Luego yo quería una camara, la que fuera, y ante la disyuntiva de una Smena y una Vilia, creo haber sido bastante sensato pese a mis 8 años de entonces. Recuerdo ahora como R. empezaba a experimentar sus habilidades muelo-bisneras conmigo, cuando sin el más mínimo escrúpulo me vendió unos rollos ORWO NP-20 que el mismo compró por equivocación en la ferreteria de al lado de la tienda La Sirena, con aquel inolvidable argumento de que un rollo de 120 mm si lo cortamos al medio tenemos 2 rollo de 35 mm. Yo caí como el comemierda que ya desde entonces se anunciaba que sería; y ahora se me ocurre reflexionar (aunque no es el tema) lo rápido que se perdonan esas infidelidades cuando uno es chiquito. Tiempo después, en un juego de pelota, R. me hizo la vida un yogur de cubitos y previa sendas mentadas de nuestras respectivas madres, procedimos a entrarnos a piñazos y a no hablarnos ni vernos más por un período de aproximadamente 9 (si NUEVE) años, pero esa es otra historia.

Lo cierto es que estando en 7mo, conocí a Liván, un fotógrafo que sacaba fotos en los bautizos de la iglesia de 130, y un día hablando me dijo que si quería el me prestaba una camara y un rollo. Yo le dije que tenía una Vilia, pero el insistió en prestarme la Lubitel y darme un ORWO NP-20 (ya vencido, que se ve que nó tenía de 35mm para regalar) y esa misma noche me fui con Pepe (mi padrino y amigo) al Latino. Play Off, Villa Clara - Industriales, creo que esa sería la segunda vez consecutiva que Villa Clara salió Campeón; y aunque no estaba ni cerca, saqué algunas fotos y deje un par de fotogramas para tirarlos en la escuela al otro día. Ese rollo sí lo revelé, bah, lo reveló Livan, yo sólo miraba con cara de bobo y apenas si aprendía. No se pudo imprimir ninguna y el negativo lamentablemente no lo conservo. Luego conseguí no se en donde unos rollos ORWO NC-21 que sirvieron sólo para comprobar el estado inservible de la Vilia (recuerdo mi cara de asombro cuando iba por la foto 82 y no se terminaba nunca el rollo, sencillamente porque no arrastraba, algo debió haberse roto).

Pasaron 3 años hasta que me interesara nuevamente, y esta vez si fue en serio. Livan me presto una Zenith, y mirar a través de una reflex me cambió la vida por completo. Ahorraba cada centavito para comprar unos rollos Konica carísimos y para revelarlos en Photo Service para aunque fuera tener el negativo. Luego, antes de empezar el curso de Fotografía en G y 21, mi padre me compró una Konica reflex, muy buena camara, con un 50 y un 135. En el curso hice buenos amigos, y algunas relaciones que intente por todos los medios conservar. Los amigos con el tiempo se diluyeron y mejor resultado me dieron las relaciones: gracias a eso hice las prácticas del Tecnológico en el ICAIC y mi profesora de Fotografía Color (que es Ingeniera Química) terminó siendo mi oponente de Tesis.
Una noche, ya en el último año del Tecnológico, y con una prueba de Microbiología muy próxima y amenazadora (características muy comunes en todos mis examenes del penúltimo y del último año de la escuela) decidí ir a estudiar a la casa de una compañera que vivia cerca de casa, con la cual en los 4 años de carrera si hablé más de 10 palabras seguidas habré estado borracho. Luego de estudiar algo (ya ni me acuerdo qué) regresando, pasé frente a la casa de R. Durante todo ese tiempo habré pasado quinientasmil veces por casa de R. Nos habíamos visto así de refilón en dos o trés ocasiones, que servían para confirmar (como aquella vez en el concurso provincial de química) que seguíamos teniendo intereses en común. Esa noche R. estaba en el portal Consolidado del Televisor que estaba al lado de su casa, con una botella de silver dry y un conocido; esa noche R. me dijo asere ven pa acá y me quedé tomando ron hasta las 2 de la mañana. Al otro día aprobé Microbiología y visitar la casa de R. volvió a ser parte de mi rutina.

La hepatitis retrazó la graduación, y en enero se me fue R. ha hacer un periplo que terminaría en Miami. Empecé a trabajar en una publicitaria, y yo, que para ese entonces, ya había pasado por tres Canon y una Minolta, por primera vez en mi vida, supe que era una Nikon y un Laboratorio Color en la vida real. También por ese entonces conocía a la Sony Mavica, que en vez de rollos usaba diskettes de 3 1/2.
Es curioso cuando acá me preguntan que hacía en Cuba y contesto, fui fotógrafo; ya estoy acostumbrado a las caras de sorpresa y asombro de quienes nunca me han visto con una camara al cuello. Y una de mis frases preferidas es: Acá nunca he tomado una foto en serio. Y es la dura realidad. Mi relación con la fotográfia esta muy ligada a mi relación con La Habana, con Cuba toda. Y no es sólo esa especie platónica la que me inhibe... pero si escarbamos bien profundo... todo redunda en eso... no es mi ciudad... no es mi país... no puedo retratar nada que no sea Cuba.

Hace poco con mucho esfuerzo me he comprado una Sony H-2, y apenas si la he usado... la compré más esperanzado en un futuro viaje a Cuba que en retratar mi realidad cotidiana actual Y es un error, lo sé; lucho por intentar remediarlo, aunque por ahora no descubro como. La foto urbana, la foto calle, la foto documental sólo se me dá en mi Cuba, esa que dejé hace ya unos años y que nunca será la misma sin mí, ni yo sin ella.


8 comentarios:

Burron Azul dijo...

Yo tuve suerte, aprendi con una Pentax MX (de las negras chiquiticas) y pude revelar mi primer rollo. Me acuerdo que le comprabamos el revelador a unos hermanos que tenian tipo de bobo y eran gagos. Tambien vendian pelicula de cina enrollada en carretes de fotografia, me acuerdo que habia que tirarlas en 200 asa y que tenian fundio el contraste!

Que proceso aquel, meter el rollo en el carrete y luego en el tanquesito de hierro en el bano, y sin luz. echarle el revelador (que como se reusaba tanto cada vez habia que darle mas tiempo) luego echarle el fijador y acabar con un enjuague y un colgaito del closet con palito de tendedera!

La impresion la hacia con una ampliadora checa que tenia hongo una parte del lente... y un bombillo de 23Watts con un patetico filtro rojo cubriendolo... nunca supe de donde salio el pedazo de plastico rojo aquel. En fin, toda una Odisea! amaneciamos haciendo fotos!


Ahora uso una Cannon XT Digital, tremendo Hierro!

Omar Rodríguez dijo...

Me ha gustado muchisimo... Muchísimo con M de nostalgia Mayúscula.

La he mezclado en la mente con "School" y "Crime of The Century", de SuperTramp; ya sabes mi mania de video-clipsar (sic) la vida.

Además, cielo gris hoy, de otoño.

Creo que esta parrafada no la olvidaré nunca...

Fabrizio dijo...

Waxaxo: Yo he tenido con la fotografía un coqueteo constante, nos amamos y nos separamos asi sin motivo ni razón.Mi primera camara fue una Kodak con flash integrado, tenías que llevar un saco de bobillitos para el flash porque sólo podian ser usados una vez. Luego pase por algunas camaras rusas, buenas pero complicadas y entré a la era digital y ahora tenco una Sony DSC-H1, que me encanta.
Se que sobre el corazón no se manda y por eso comprendo tu amor por Cuba pero te aocnsejo que valores y aprendas a querer al país que te abrió sus brazos y te acogió como una madre adoptiva y nos muestres, a traves de tus fotos con perspectiva cubana, sus imágenes.
Un abrazo.

elyoyin dijo...

en cuba tuve una camara de video por tres meses, hice mas de cien horas de video, llevo cuatro años en espàña y solo he hecho una hora maxime,a pesar de tener tres camaras. pero me he comprado 10 cintas de noventa para mi proximo viaje a cuba ¿quien me explica esto?
tuve una kodak del 1956 de cajón rollo de 120 que había y lo revelaba en el estudio de 23 y 12 al lado del cine que mi hermana trabajaba ahi, despues una zenith, muy buena pero me incliné por el video al final aunque llevo claro que ni uno ni otro es mejor de hecho, soy fan de los dos.

elyoyin dijo...

de todas maneras me liquidaste con este articulo, me fuí patraaaas patraaa patraaaas.

Juana la Cubana dijo...

Aunque es primera vez que hago un comentario, vengo siguiendo desde hace algun tiempo tu blog que descubri por el del cubano de la isla. Magnificos ambos!
Solo dos cosas sobre este: a ti me mata la nostalgia por Cuba y yo.....muero de ganas por volver a caminar Buenos Aires. Y la otra, este me gust{o especialmente porque el bicho de la fotografia lo llevo dentro desde hace mucho, solo que aqui en nuestra Cuba, como con tantas otras cosas, se hace un poco dificil a veces.
Por ultimo...sigue escribiendo para poder seguir yo disfrutandote.

CHEVY dijo...

Juana

La fotografia es dificil de tomar en Cuba....?

Imperialista!

Lisetcruz dijo...

Yo sigo usando mi camara fuera de Cuba, pero reconozco que no es lo mismo. Aun asi sigo dandole fuete, solo espero ir a un lugar mas pintoresco que esta Carolina. Ese bicho de la fotografia no creo que se me quite, siempre estoy buscando la manera de aprender mas de ella. Aqui con el dinero de "los beneficios" me compre dos libros de fotografia digital.
Pero esa emocion y el sentido de pertenencia que te da tirarle fotos a "lo tuyo" ya se fue, se me quedo alla.
Ahora lo hago por admirar la belleza, por captar momentos, no se, pero no es lo mismo.